La adoración de imágenes que se hacen en el nombre de Dios

Antes de entrar a este tema espinoso para los que creen que cuando se arrodillan ante una imagen no se está adorando a esa imagen, sino que se evoca a lo que representa; quiero decirte que ver la verdad de Dios, viene sólo cuando los ojos espirituales son abiertos, entonces vemos la gloria de Dios en el rostro de nuestro Señor Jesucristo.   

Debemos como cristianos levantar nuestra voz ante lo que sucede en mi país Colombia en estos días de la visita del jerarca de la Iglesia Católica-Romana; pues al parecer todo está pasando sin que se escuchen muchas voces sobre la verdad de Dios en Jesucristo, sino que el silencio ha sido muy complaciente; aunque el mismo apóstol Pablo lleno del Espíritu Santo nos dijo en 1ra Corintios 10:11 “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo(a los israelitas), y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”. Los cristianos no debemos hacer lo mismos que los Israelitas, que cayeron en la idolatría, así como lo dice en 1 Corintios 7:11 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar”.

La manera en que los israelitas entendieron que Dios detesta la idolatría, fue con la invasión de Jerusalén por los Babilónicos en manos del Rey Nabucodonosor, profetizado por varios profetas enviados por Dios; pero el pueblo estaba muy confiado, porque decían que en Jerusalén siempre habría paz, porque el templo de Dios, construido por el rey Salomón, la hacía muy poderosa. Dios juzgó a su pueblo con un exilio que duró 70 años, tras suplicas y ruegos de los Israelitas para volver a la tierra prometida.  

Los defensores de la adoración de imágenes en nombre de Dios de la Iglesia Catolica-Romana, quieren tergiversar el tema diciendo en muchas de sus páginas web: “la acusación más repetida y trillada de parte del protestantismo”,  pero tratar de utilizar definiciones como Latría, Genuflexión, Hiperdulía, Dulía, y la más comentada por ellos es que la veneración respetuosa, no es una adoración, que sólo coresponde a Dios, como está descrito en el catecismo No 2132:

2132 El culto cristiano de las imágenes no es contrario al primer mandamiento que proscribe los ídolos. En efecto, “el honor dado a una imagen se remonta al modelo original” (San Basilio Magno, Liber de Spiritu Sancto, 18, 45), “el que venera una imagen, venera al que en ella está representado” (Concilio de Nicea II: DS 601; cf Concilio de Trento: DS 1821-1825; Concilio Vaticano II: SC 125; LG 67). El honor tributado a las imágenes sagradas es una “veneración respetuosa”, no una adoración, que sólo corresponde a Dios:

«El culto de la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades, sino que las mira bajo su aspecto propio de imágenes que nos conducen a Dios encarnado. Ahora bien, el movimiento que se dirige a la imagen en cuanto tal, no se detiene en ella, sino que tiende a la realidad de la que ella es imagen» (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 81, a. 3, ad 3).

Tomado de http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p3s2c1a1_sp.html.

Como podemos leer en el párrafo anterior tratar de manipular que venerar no es lo mismo que adorar imágenes pensando que ellas son Dios, pero la realidad es que Dios si detesta la idolatría, y aunque ellos quieran confundir la Escritura es muy precisa y clara al respecto. Daremos algunos fragmentos de la Biblia, que nos ayudaran a confirmar que es muy serio lo que está sucediendo:

Deuteronomio 4:15-20 ( Advertencia contra la idolatría)

15 »El día que el Señor les habló desde el fuego ustedes no vieron ninguna figura. Así que tengan mucho cuidado, 16 para que no se corrompan al hacerse esculturas, o imágenes de alguna figura, o efigies de hombres o mujeres, 17 o figuras de los animales que hay en la tierra, o figuras de las aves que cruzan los aires, 18 o figuras de los animales que se arrastran por el suelo, o figuras de los peces que hay en el agua debajo de la tierra. 19 No vaya a ser que levantes los ojos al cielo y, al ver el sol y la luna y las estrellas, y todas las huestes celestiales, sientas el impulso de inclinarte ante ellos y adorarlos. Todos ellos los ha concedido el Señor tu Dios a todos los pueblos debajo de los cielos; 20 en cambio, a ustedes el Señor los tomó y los sacó de Egipto, de ese horno de hierro, para que sean su propio pueblo, como en efecto hoy lo son.

Salmos 115: 1-9 (Dios y los ídolos)

1No somos nosotros, Señor, no somos nosotros dignos de nada. ¡Es tu nombre el que merece la gloria por tu misericordia y tu verdad! 2 Por qué han de preguntarnos los paganos:«¿Y dónde está su Dios?»3 Nuestro Dios está en los cielos, y él hace todo lo que quiere hacer.4 Los dioses de ellos son de oro y plata; son producto de la mano del hombre.5 Tienen boca, pero no hablan; tienen ojos, pero no ven; 6 tienen orejas, pero no oyen; tienen narices, pero no huelen; 7 tienen manos, pero no palpan; tienen pies, pero no caminan; ¡de su garganta no sale ningún sonido! 8 ¡Iguales a ellos son quienes los fabrican, y todos los que en ellos ponen su confianza!9 Pueblo de Israel, confía en el Señor; él es quien te ayuda y te protege.

Romanos 1:18-23 ( La culpabilidad del hombre)

18 La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad y maldad de quienes injustamente retienen la verdad. 19 Para ellos, lo que de Dios se puede conocer es evidente, pues Dios se lo reveló; 20 porque lo invisible de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, y pueden comprenderse por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 21 Pues a pesar de haber conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón se llenó de oscuridad. 22 Aunque afirmaban que eran sabios, se hicieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes de hombres mortales, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

Jeremías 10:1-16 ( Los dioses falsos y verdaderos)

 1 Oigan la palabra que el Señor ha pronunciado contra ustedes, casa de Israel.2 Así ha dicho el Señor:

«No sigan las enseñanzas de las naciones, ni tengan temor de las señales del cielo, aun cuando las naciones las teman. 3 Mantienen costumbres que no sirven para nada. Porque en el bosque cortan un árbol, y un artífice le da forma con un buril; 4 luego lo adornan con oro y plata, y lo afirman con clavos y martillo para que no se mueva. 5 Se quedan erguidos como una palmera, pero no hablan; ¡y tienen que ser llevados, porque no pueden andar! No tengan temor de ellos, porque no tienen ningún poder, ni para hacer mal ni para hacer bien.»

6 ¡Nada hay semejante a ti, Señor!
¡Grande eres tú, y grande tu fama y poder!
7 ¿Quién no te temerá, Rey de las naciones?
Tú eres digno de ser reverenciado,
porque no hay ningún sabio ni rey
que pueda compararse a ti.
8 Todos ellos son tontos y engreídos;
de sus dioses de madera sólo aprenden tonterías.
9 De Tarsis traen planchas de plata,
y de Ufaz traen oro refinado;
y luego los visten con telas purpúreas.
Todo es obra de artífices y fundidores;
todo es obra de manos expertas.
10 Pero el Señor es el Dios verdadero;
es el Dios de la vida, ¡el Rey eterno!
Cuando se enoja, tiembla la tierra;
¡no hay nación que resista su furor!

11 Ustedes, díganles así:

«¡Que desaparezcan de la tierra, de lo que está bajo los cielos, los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra!»

12 Con su poder, el Señor hizo la tierra;
con su saber, puso orden en el mundo;
con su sabiduría, extendió los cielos.
13 Habla él y se juntan las aguas en los cielos
y se levantan las nubes en los confines de la tierra.
Con los relámpagos le abre paso a la lluvia,
y deja que el viento salga de sus depósitos.
14 La gente carece de ciencia y de talento.

Los fundidores se avergüenzan de los ídolos que funden, porque su obra es una mentira: carece de espíritu. 15 Esos ídolos están vacíos; son una obra hueca. Cuando les llegue la hora del castigo, serán destruidos. 16 Pero el Dios que es la porción de Jacob, y cuyo nombre es el Señor de los ejércitos, no es así; él es quien ha hecho todo, y el pueblo de Israel es su herencia.

ATENCIÓN: Quiero anotar que este corto artículo sobre el tema de la idolatría no es para formar contiendas, ni discusiones sin fin, sólo quiero animarte, si has creído sobre la adoración de imágenes, es momento que comiences a leer las Escrituras más seriamente, guiados por el Espíritu Santo, y no pensar que lo que es más popular y donde asisten tantas personas es lo correcto; porque cuando Dios envío juicio a Jesuralén, sólo un remante fue salvo. No puedes dejarte guiar por las multitudes, déjate guiar por Dios, y lo encontrarás en las Escrituras, no en una organización que te dice cosas contrarias a la palabra de Dios. 

Que la gracia del Señor Jesús, este con todos vosotros.
 

Consejo Útil: Lee Exodo Capitulo 32
 

Elaborado por Pr. Jair Sánchez O.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
Cristiacción

 

 

El Mensaje de Jesús es una pagina web donde encontrarás todo lo relacionado sobre el nacimiento, vida, muerte y resurrección de Jesucristo. También encontrarás sobre Dios El Padre, Dios El Hijo, y Dios El Espíritu Santo.

Follow Us