No hay verdadero consuelo fuera de Dios


Imprimir   Correo electrónico