La parábola de los talentos-Mateo 25:14-30

Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 

Mateo 25:14-30 (RV60)

25:14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 
25:15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. 
25:16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos 
25:17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. 
25:18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. 
25:19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. 
25:20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 
25:21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 
25:22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 
25:23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 
25:24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 

25:25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 
25:26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 
25:27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 
25:28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 
25:29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
25:30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Reflexión: En el grupo de parábolas dadas por el Señor Jesucristo después del sermón de las señales antes del fin de mateo 24, se encuentra la de los talentos. Ella tiene el propósito de alertar, vigilar y de llamar a no dormirnos como siervos de Cristo en nuestras responsabilidades, pues Él vendrá algún día por sus hijos, y no quiere que hagamos cosas diferentes a las que debemos hacer como discípulos; haciendo la voluntad de Dios y unidos a Cristo en el poder del Espíritu Santo. Cuando el Señor nos habla en varias parábolas en mateo 24 y 25 alertándonos sobre las consecuencias de ser un siervo malo, desobediente, obstinado y negligente, no es un juego, es real que seremos juzgados el día del juicio.

Hay tres siervos, a cada uno se le da conforme a sus capacidades, es un regalo de Dios, y él sabe que cosas podemos sobrellevar, nos insta a que actuemos, a que pongamos a producir lo que nos dio. Al primero le da más que al segundo, y al último la menor cantidad, el que recibió más tiene mayores responsabilidades, pues tendría que dar mayor ganancia, pero vemos como el que se le dio un talento, es precisamente el que tenía un desconocimiento de su señor, y por actuar conforme a lo que él pensaba, y no acorde a la instrucción del señor. Al último se le ocurre guardarlo en un hoyo en tierra, ni siquiera quiso ponerlo en un banco para ganar intereses, y decide dejar ese dinero quieto, sin producción, sin fruto, porque pensaba si devolvía a su señor el mismo dinero que le dieron para producir, el señor no lo castigaría por negligente, se equivoca y es echado a las tinieblas.

A los dos primeros se les dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor, es decir, hicieron y produjeron lo que su señor quería, fueron fieles y obedientes. El señor los deja entrar en su gozo.

Ahora quienes representan cada siervo y el señor que se fue lejos que algun día regresaría a ver que paso con sus bienes. Identifiquemos al señor, es nuestro Señor Jesucristo que se fue a la diestra del Padre y vendrá por sus siervos a darles el reino. El primer y segundo siervo son aquellos hijos de Dios, obedientes y fieles, acorde su capacidades les fueron dados sus responsabilidad para que dieran el fruto que Dios quiere. Pero tenemos el tercero, ese siervo que a pesar de que no se le dieron muchas responsabilidades, en lo poco no fue fiel, sino desobediente y obstinado.

Hay una bienaventuranza en aquellos siervos que cuando el Señor Jesucristo regrese los encuentre haciendo precisamente lo que él dijo que hiciéramos. Cuando somos personas que nos pasamos escuchando sermón tras sermón, año tras años, y no ponemos en práctica lo que Dios nos enseña, y si hemos escuchado cuál es la voluntad de Dios para la vida del creyente, entonces recibiremos más azote, por ser siervos malos, como lo dice en Lucas 12:47 “El siervo que, a pesar de conocer la voluntad de su señor, no se prepara para cumplirla, se hace acreedor de muchos azotes”. Hay diferentes grados de castigo en el infierno, aunque vivimos en un tiempo que esta enseñanza no la recibimos constantemente, lo aprovechan sectas que proclaman que no existe el infierno, pues dicen como un Dios bueno, lleno de amor castigará eternamente a sus hijos; es una mentira que se hace cada vez más aceptada en los tiempos que vivimos.

Como reflexiones finales y aplicación nos llevamos los siguientes:

  • Dios nos salva por medio de la fe en Cristo por su gracia, para que seamos sus representantes en la tierra, y nos ha encomendado una misión; y es ser testigos del evangelio de Jesucristo.

  • Si no hacemos nada con lo que Dios nos ha dado, somos malos siervos, desobedientes y negligentes.

  • Así como el cielo es real, el infierno también es real.

  • Jesucristo confía en darnos una misión, pero al final quienes sean infiel recibirán el castigo eterno.

  • Dios quiere que hagamos la voluntad de Dios unidos a nuestro Señor Jesucristo, en el poder del Espíritu Santo.

Citas para meditar:

Mateo 24:48-51 ( El siervo infiel)

24:48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 
24:49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos
24:50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 
24:51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 25:11-13 ( La diez virgenes)

25:11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 
25:12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
25:13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Mateo 25: 29-30 ( La parábola de los talentos)

25:29 Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. 

25:30 Y a ese siervo inútil échenlo afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes”.

Mateo 25:44-46 ( El juicio a las naciones)

25:44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? 
25:45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. 
25:46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

 

Consejo Útil: Lee Mateo 24 y 25

Elaborado por Pr. Jair Sánchez O.

Cristiacción

El Mensaje de Jesús es una pagina web donde encontrarás todo lo relacionado sobre el nacimiento, vida, muerte y resurrección de Jesucristo. También encontrarás sobre Dios El Padre, Dios El Hijo, y Dios El Espíritu Santo.

Follow Us